miércoles, 29 de diciembre de 2010

Nuevo disco de Lone Star

En la entrada sobre Lone Star hicimos mención, entre otros hitos de la banda, al concierto ofrecido en el Teatro Infanta Beatriz de Madrid en 1968.

El recital se registró, aunque no íntegramente, en cinta magnetofónica, y por fin, tras 42 años, la grabación completa ve la luz en forma de CD y doble LP.

Jordi Gené, hijo del líder y alma de la banda Pedro Gené, ha sido el principal artífice del proyecto, viable gracias al apoyo económico de José Herrando Gimeno, incondicional de Lone Star.

El trabajo ha sido intenso tanto antes como después de la publicación. Por un lado, la antigüedad de la grabación obligó a tratar el sonido a fin de conseguir una calidad aceptable (más que aceptable se puede decir). Para ello, el mismo Pedro Gené ha ejercido de productor, además de poner su granito de arena en la mesa de mezclas.

Y, una vez el disco en el mercado, viene la promoción. Visitas a medios de comunicación, ruedas de prensa, presentaciones... tras más de diez años, el nombre de Lone Star vuelve a oírse y leerse asociado a una novedad discográfica.

Respecto a lo que encontraremos en la grabación, recordemos que ante el respetable se presentaron Pedro Gené al piano y voz, Joan Miró a la guitarra y vibráfono, Rafael de la Vega al bajo y Enrique López a la batería, ofreciendo un concierto en dos actos, una primera parte de jazz y una segunda de rock, en la que se acompañaron de una orquesta.

En el apartado de jazz podemos escuchar versiones de cuatro temas clásicos más el popular catalán El Cant dels Ocells. Y, encarada la vertiente roquera, disfrutaremos de ocho vesiones habituales del grupo más cuatro composiciones propias.

Como antes dijimos, disponemos del formato CD y del, cada vez más de moda nuevamente, LP. La portada y contraportada de ambos es ligeramente distinta, pero la información y fotos son las mismas, con la ventaja en el vinilo del mayor tamaño de la carpeta y el añadido de un poster del grupo.

En definitiva, un álbum muy recomendable que cada uno valorará de forma diferente. Los seguidores habituales disponen de un documento histórico de gran valor, y los nuevos oyentes constatarán que en aquella época no todo era Dúo Dinámico, Fórmula V y Brincos, más el añadido de que, en un solo disco, pueden conocer las dos facetas musicales que por entonces mantenía la banda.

Eso sí, es importante dejar claro, para quienes descubráis a Lone Star a través de esta grabación, la falsedad de la eterna etiqueta de "grupo de éxito de los 60" o "los de Mi Calle". La vida de Lone Star se prolongó por más de treinta años, abarcando casi toda la década de los 60 del siglo XX, los 70, 80 y parte de los 90. Desde sus primeros singles, con versiones de clásicos del rock y el rythm and blues, hasta Viejo Lobo o Hacia el Futuro pasando por Adelante, Horizonte o Lone Star en Jazz, la banda ha dejado constancia de su calidad y su capacidad de adaptación a los nuevos tiempos, mateniendo intactas tanto la dignidad como la personalidad.

Por ello, esperamos ver en un futuro una digna reedición de su discografía que les coloque en el puesto que les corresponde dentro de la historia de la música española. Puesto que ya ocupan, pero que solo los verdaderos aficionados conocen.


Enlaces:

Página oficial del grupo

Discos Melocotón

Gong Discos

FNAC

viernes, 16 de julio de 2010

Alarma!!!

Pese a ser dos grupos totalmente distintos tanto musical como estéticamente, resulta obligado continuar la entrada sobre Cucharada con otra dedicada a Alarma!!!

Aunque habrá opiniones en contra, podemos entender al segundo como una evolución lógica del primero atendiendo a la época en que existió cada banda. Si Cucharada fue reflejo de un periodo tumultuoso e inestable, Alarma!!! lo fue de una época de profundos cambios culturales y sociales acaecidos durante los primeros años 80 del siglo XX, uno de cuyos identificativos fue lo que se conoció como Nueva Ola.

Nacida en los últimos 70, la New Wave musical inglesa se extendió pronto al resto del mundo, y España, ya más estabilizada tras la transición de la dictadura a la democracia, no fue una excepción. Se originó principalmente a partir del punk, perdiendo el carácter antisocial y sonido contundente de este, pero manteniendo parte de su estética, e incorporando como instrumentos todo tipo de sintetizadores, fruto de los rápidos avances en electrónica.

En nuestro país la vida comenzaba a ser más fácil y cómoda; y la denuncia social de Lolilla Cardo y compañía dejó paso con Alarma!!! a historias más personales, producto sobre todo del carácter introspectivo y observador de Manolo Tena (sin desmerecer el trabajo de Asúa y Díez), sazonadas con temas divertidos, propios de cualquier espíritu roquero.

Aunque hayamos hablado de Nueva Ola, no podemos hacer de este un grupo nuevaolero sin más, vista su mezcla de ritmos ochenteros y rock and roll clásico, lo que les impidió alcanzar (al menos en cuanto a ventas) el éxito que sin duda merecían. Es de suponer que los seguidores de Cucharada esperarían una evolución hacia un rock más duro, mientras que los aficionados que no conocieran su etapa anterior buscarían en ellos a los Police españoles, formación con quien se les comparó y a la que recuerdan en alguno de sus temas.

Pero ni lo uno ni lo otro. Alarma!!! desarrolló su propia personalidad uniendo estilos aparentemente contrapuestos. El tiempo es quien ha escrito la crítica más favorable acerca del grupo. Y, como muestras, la entrada dedicada a la banda en el blog Museo del Rock Hispanoamericano, donde leemos que su segundo disco fue reeditado en México quince años después del estreno, la recopilación publicada en 1994, y las versiones actuales de alguno de sus temas que más adelante veremos.

Volviendo a los orígenes, fue en 1983 cuando, tras casi dos años sin Cucharada, se reunieron tres de sus componentes, que no habían coincidido anteriormente, naciendo así la formación musical que nos ocupa: José Manuel de Tena (Manolo Tena) a la voz y al bajo, Jaime Asúa como guitarrista y José Manuel Díez a la batería.

Curiosamente, comenzaron como FBI. Se da la anécdota de que incluso llegaron a figurar así en los carteles de uno de sus primeros conciertos, pero por alguna razón cambiaron su nombre al definitivo Alarma!!!, lo que obligó a colocar parches en los carteles con el nuevo nombre sobre el anterior.

En 1984 se presentaron en sociedad como teloneros de Leño y publicaron, además, su primer disco grande (Alarma!!!), grabado el año anterior en los estudios Eurosonic y Musigrama para el sello Mercury, con producción de Carlos Narea, y Pepe Loeches como ingeniero de sonido.

Ya en 1985 Miguel Ríos emprendió su gira Rock en el Ruedo, donde se hizo acompañar de Alarma!!! como invitados, extendiéndose la colaboración también al aspecto creativo, pues Tena y Asúa figuran como compositores junto a Ríos del tema que da título al espectáculo del legendario músico granadino.

Ese año vio también nacer el segundo trabajo del grupo, En El Lado Oscuro, de nuevo producido por Carlos Narea y grabado entre España y Gran Bretaña; más definido dentro del ámbito rockero gracias, entre otras cosas, a la participación en Rock en el Ruedo. El álbum contiene clásicos como Frío o Marylin, que serían más tarde recuperados respectivamente por Los Secretos y la pareja Ana Belén/Víctor Manuel (acompañados en directo en esa época por el propio Tena). Pero, a pesar de las buenas críticas que recibió el grupo y de la calidad de los temas, la grabación tampoco consiguió el esperado éxito comercial. Podéis juzgar vosotros mismos accediendo una vez más a la inmensa fonoteca virtual de Sangre Española.

No faltaron los singles con temas extraídos de ambos discos. Incluso, antes de su separación en 1986, tuvieron aún tiempo de preparar un tercer trabajo, al parecer más orientado al rock and roll que los anteriores, pero que no llegó a ver la luz.

Lo que sí apareció a través del sello Polygram casi diez años después, en 1994, fue una recopilación con gran parte de sus discos anteriores más dos composiciones nuevas: Esta Noche (canto a la marihuana censurado en su momento por la compañía) y Colgado de ti.

Respecto a la historia del grupo, como decíamos, terminó en 1986. A partir de ahí, y según vimos en el texto sobre Cucharada, cada componente tomó su propio camino.

Tena inició una carrera en solitario que le dio por fin el reconocimiento no alcanzado en sus anteriores proyectos. Tras un primer trabajo publicado en 1988 a través de Elígeme (sello discográfico de Joaquín Sabina) y que unas malas distribución y promoción abocaron al fracaso, llegó Sangre Española (que también encontramos en el blog homónimo), obra que supuso el definitivo encumbramiento del ex-Alarma!!! Quince semanas en las listas y 800.000 copias vendidas confirmaron que por fin el inquieto y polifacético Manolo Tena había encontrado el camino del éxito.

Ya no hay rock and roll, ya no hay reggae, ya no hay sonidos de moda, solo un músico muy interesado en todo lo que le rodea y con afán investigador e innovador musicalmente hablando.

Después vinieron otros trabajos, entre ellos Poeta en Nueva York, donde musicaliza, con ritmos americanos descubiertos durante su estancia en Estados Unidos, la poesía de García Lorca. Ninguno alcanzó el nivel de ventas de Sangre Española, pero Tena ya no necesitaba demostrar nada.

Aparte de la producción discográfica, ha mantenido su faceta de compositor, haciéndolo para músicos de primer orden como Miguel Ríos, Ana Belén, Rosario Flores y otros tan diferentes en estilo a ellos como Pastora Soler o Chayanne. También ha creado temas para bandas sonoras cinematográficas y hasta su poesía escrita ha visto la luz.

Por desgracia, una última hora me hace retocar esta entrada. Y es el lamentable espectáculo que Tena dio en las fiestas de la Virgen de A Xunqueira, en el pueblo coruñés de Cee. No sabía nada y ha sido un amigo lector con su comentario quien me ha dado la noticia.

Pero como en este blog queremos recordar los buenos momentos del rock español no voy a extenderme más sobre el tema. Los interesados podéis enteraros de a qué me refiero leyendo los comentarios a esta entrada o buscando información en internet, por mi parte prefiero dejar constancia solo de los buenos recuerdos.

Continuando con lo que nos interesa, de Jaime Asúa ya contamos en su momento que también mantiene una frenética actividad en cada vertiente del mundo musical. Como guitarrista durante los 80 en Llámamo X y Gran Jefe, y después acompañando a Víctor Manuel y Ana Belén, Serrat, Sabina o Miguel Ríos; y como productor trabajando para Tranquilitos o Burning. Como curiosidad, la voz de Asúa es una de las que hicieron coros a los míticos Leño durante la grabación de su disco en directo en 1981.

Compone, toca, canta, hace trabajos digitales, produce... Aunque no cuenta con la trayectoria discográfica de Manolo Tena, sus inquietudes y aptitudes musicales son también muy amplias.

José Manuel Díez, por su parte, continuó su carrera como músico de acompañamiento, pero me ha sido imposible encontrar información más concreta. Quien pueda aportar datos, ya sabe dónde se dejan los comentarios.

Enlaces:

http://www.myspace.com/cucharadayalarma
http://www.popes80.com/grupos/alarma.htm
http://www.todomusica.org/manolo_tena/
http://benquerenciab.iespana.es/manolo%20tena.htm
http://www.myspace.com/manolotenaes
http://www.myspace.com/jaimeasua

lunes, 5 de abril de 2010

Cucharada

Corría el año 1977, época convulsa en la convulsa historia de nuestro país. Democracia naciente, sociedad cambiante, nostálgicos de "tiempos mejores" ante lo que se avecinaba y ansiosos de libertad. Y entre todo ello, gente, en el más amplio sentido, con ganas de hacer cosas y de decir cosas.

No sé si con ellos llegó el escándalo, sí lo hizo el esperpento, el delirio y el sarcasmo. Hablamos, por supuesto, de Cucharada.

Para encontrar las primeras referencias a sus componentes debemos retroceder algunos años. Entonces, el pacense nacido en Madrid Manolo Tena formaba parte de la orquesta levantina Lemmon Show. También le encontramos interpretando, como Lolilla Cardo, temas en solitario con letras críticas e irónicas que serían más adelante el sello del grupo que nos ocupa o participando, en 1975, en el disco Babel de Luis Eduardo Aute a la vez que militando en Spoonful Blues Band (origen de Tequila) o formando parte el año siguiente de Cáñamo, donde coincidió con su futuro compañero en Cucharada Antonio Molina y Carlos García-Vaso, mitad posteriormente del dúo de tecnopop Azul y Negro.

Colaboró también con Armando de Castro como letrista de los primigenios Coz, crisol del que emergerían los Barón Rojo originales y Leño, pues el grupo incorporaba las guitarras de los hermanos De Castro (Barón Rojo) más el bajo y batería de Toni Urbano y Ramiro Penas respectivamente (Leño).

Como curiosidad, el único tema publicado de aquellos Coz, ya con Ramiro fuera del grupo, fue El Blues del Crítico, parte de la banda sonora del concierto-documental Nos Va La Marcha. Aunque Coz, con esa misma formación y producido de Teddy Bautista, llegó a grabar un disco completo para Zafiro en los estudios Kirios de Madrid, el trabajo nunca llegó a las tiendas.

Hecho el paréntesis, volvemos a nuestros protagonistas y consultamos la obra de Salvador Domínguez Los Hijos del Rock, donde Tena nos cuenta cómo el grupo de amigos del que finalmente nació Cucharada tenía por escenarios las calles y el Metro de Madrid, más las fiestas populares, en las que interpretaba música de orquesta a fin de obtener recursos económicos. En los ensayos venía el desquite a base de atacar versiones de clásicos como Hendrix o Cream.

Por fin decidieron tomárselo en serio y formar una banda en toda regla para hacer lo que les gustaba en escenarios de verdad. Así nació Cucharada, traducción de Spoonful, título de una canción del bluesero norteamericano Willie Dixon versioneada por Cream.

Tras ese nombre encontramos a los ya citados Manolo Tena (José Manuel de Tena) al bajo y la voz y Antonio Molina (El Zurdo) como guitarra solista, más Jesús Vidal a la otra guitarra y José Manuel Díez en la batería y cantando, aunque por el grupo pasaron otros cuantos músicos. Además de multitud de baterías, encontramos a gente como Florencio Martín a la guitarra, bajo y voz, al guitarrista argentino Miguel Botafogo (mentor de Antonio Flores en sus primeros escarceos con el rock), al también guitarrista Jaime Asúa, al batería uruguayo Carlos Arévalo o al fallecido Hilario Camacho, más un sinfín de actores que formaban parte del espectáculo en directo, ya que los intereses de Cucharada iban más allá de la simple interpretación musical.

Fieles seguidores de Frank Zappa y The Tubes, extendían sus inquietudes al anticomercial, independiente y experimental movimiento teatral que nació con The Living Theatre y que en España adoptaron compañías como Tábano o TEI (Teatro Experimental Independiente).

El formato delirante de teatro propuesto por The Living Theatre mezclado con el no menos delirante estilo de Zappa y The Tubes hicieron de las actuaciones de Cucharada algo imprevisible, tanto para el público como para los mismos músicos. Aparecían en los conciertos disfrazados y maquillados (Tena mantenía su personalidad de Lolilla Cardo) y acompañados de la gente más variopinta con el objetivo de impactar al público en vertientes que sobrepasaban lo musical.

Tena, también en Los Hijos del Rock, nos cuenta lo siguiente hablando de sus directos: "... así que al final una niña bailaba ballet, otro tocaba la armónica, otro pedía limosna, a otro le atábamos y le pegábamos hostias sin parar hasta que alguien del público le desataba, etc. ... Pero no había una coordinación previa, era una cosa a lo Living Theatre".

Gestionaban sus actuaciones a través dos canales. Por un lado se ocupaba de su representación el desaparecido Javier Gálvez, a través de su oficina de contratación Centro Rock, por la que pasaron gran parte de los grupos más conocidos del rock nacional de los años 70 y 80 del siglo XX: Obús, Pánzer, Ñu, Unión Pacific ...

El otro medio de conseguir bolos era gracias a La Cochu.

La Cochu, abreviatura de Laboratorios Colectivos Chueca, fue el fruto del empeño de Salvador Bustamante y José Luis Troyano por crear un trampolín o altavoz de la cultura popular más underground e innovadora, ya que sacar los pies del tiesto entonces, después de cuarenta años de corsé eclesiástico-militar, resultaba harto complicado. Afincados tras su nacimiento en 1976 en un piso de la calle Augusto Figueroa de Madrid, se mudaron posteriormente a las "dependencias" del Ateneo de la Prospe, ya citado cuando se habló de Mermelada.

Las actividades del colectivo incluían la publicación de comics y fanzines, la organización de conciertos (aparte de Cucharada, los inicios de Tequila y Moris en España también pasaron por La Cochu) e incluso la edición o coedición de discos para nuevos grupos entonces como Cai o Alameda, proyecto que han mantenido hasta hoy con la creación en 2005 del sello Libertad 8 Records, que toma su nombre del Café Libertad 8 de la calle... eso es, Libertad 8 de Madrid, por cuyo escenario han pasado infinidad de cantautores en sus comienzos (Pedro Guerra o Rosana entre ellos).

De nuevo con Cucharada, su primera grabación se incluyó en la segunda edición de Viva el Rollo, denominado Rock del Manzanares, publicado en mayo de 1978 y con la portada a cargo de El Pejo, artista miembro de La Cochu.

Junto a temas de Araxes, Leño, Unión Pacific y Asfalto encontramos la que posiblemente sea la creación más emblemática de Cucharada: Social Peligrosidad, acompañada de la también legendaria Libertad para Mirar Escaparates, ambas compuestas por la pareja Manolo Tena / Antonio Molina y producidas por Teddy Bautista.

Social Peligrosidad (que podemos escuchar en este myspace) nos cuenta cómo tres personas con una vida difícil son víctimas de la Ley de Peligrosidad Social, versión, a cargo del entonces ministro de Información y Turismo Manuel Fraga, de la anterior Ley de Vagos y Maleantes, destinada a meter en vereda a todo el que no gozara de trabajo decente e hiciera gala de vida recta.

Dejemos que sea el mismo Tena quien nos hable sobre la canción en este párrafo extraído de Los Hijos del Rock: También dormíamos en los bancos de las calles, a veces, o en la furgoneta (pintada de color verde, con estrellitas rojas), hasta que nos la quitaron por falta de pago. Para Fraga, éramos unos delincuentes dignos de ir a la cárcel, o peligrosos sociales, y él para nosotros era lo mismo, pero nunca nadie le había hecho un mensaje de divulgación anti Ley de Peligrosidad Social, sólo se oía la opinión de los biempensantes sobre nosotros, y yo, simplemente le contesté.

En esa época de drogas, represión, pobreza, paro, pero con la libertad que deriva de la democracia en el horizonte, Cucharada supo reflejar en este tema y en los que vendrían después la vida de aquellos que ni siquiera llegaban a clase media y de los que caminaban fuera de la ruta marcada.

Libertad... por su parte nos habla de la eterna dicotomía social humana: el conformista que nunca se conforma, fácilmente manipulable y cuya única meta es mantener la rutina diaria y disfrutar de la libertad ilusoria de una celda de aislamiento hecha de deudas y caprichos consumistas, y el inconformista, que ve posible otra vida fuera de esa celda, e intenta alcanzarla esquivando las trabas que pone la sociedad a quien quiere sacar los pies del tiesto.

Estos dos mismos temas, ahora producidos por Vicente Romero, conformaron el primer single del grupo, aparecido el 5 de junio del mismo 1978. Como anécdota, las mezclas se retrasaron porque entonces la afición de nuestros protagonistas a tocar en el Metro conllevaba cárcel y resultaba difícil obtener un permiso para ir al estudio de grabación.

Según nos cuenta el Mariscal Romero en 20 Años del Sonido Chapa, Social Peligrosidad llegó a estar vetada en algunas emisoras de radio. La dictadura todavía seguía viva en la mente de muchos y no resultaba apropiado defender según qué ideas marginales.

Teloneados por Paraíso, grupo formado por Fernando Márquez tras abandonar Kaka de Luxe, y a quienes Tena había producido su primer single para Zafiro a escondidas de Luis Soler (productor oficial), presentaron el disco los días 12 y 13 de junio de 1979 en el Teatro Martín de Madrid. Teddy Bautista, vestido de Merlín el mago siguiendo la línea teatral habitual, trató de coordinar el incoordinable espectáculo que era un concierto de Cucharada además de acompañarles a los teclados.

El 30 de octubre volverían a coincidir con Paraíso (a quienes ya unía una estrecha amistad con Tena) en una serie de conciertos organizados por el Teatro Alfil bajo el nombre genérico de Jaque al Muermo y por los que pasaron algunos de los grupos más representativos del momento (los mismos Paraíso, Alaska y los Pegamoides, Radio Futura, Rebeldes, Bólidos ...).

Unos meses antes, el 25 de junio de 1979 comenzaron la grabación en los estudios Kirios de Madrid de lo que sería su único álbum grande, El Limpiabotas Que Quería Ser Torero, con producción de Teddy Bautista, quien consigue registrar un excelente sonido, sin quitar mérito, por supuesto, a los técnicos. En esta ocasión se ocupó de la batería Pulpo Baquetas, o lo que es lo mismo, el uruguayo Carlos Arévalo. También colaboraron Miguel Botafogo a las guitarras, Teddy Bautista en los teclados y Tito Duarte en la percusión.

Tras una colorista portada, fiel reflejo del descontrol y teatral parafernalia del grupo, encontramos el sempiterno Social Peligrosidad además de otros seis temas, cuatro de ellos obra de los Cucharada originales (Tena, Vidal, Molina y Díez) más No Soy Formal (Hilario Camacho) y Made In USA (Camacho - Moncho Alpuente).

Javier del Moral, en Chapa Discos desde sus comienzos y que en el momento de lanzar el disco era el director adjunto de Zafiro tras pasar una temporada en Hispavox, diseñó una nueva política de marketing destinada a potenciar al máximo los lanzamientos de Chapa.

El Limpiabotas "sufrió" este sistema de marketing, orientado a la promoción de grupos más fácilmente digeribles como podía ser el caso de Tequila. Así, lo que era un gran trabajo, pero destinado a un público muy concreto, no alcanzó ni de lejos el éxito esperado.

El segundo revés fue la aparición de la Orquesta Mondragón. Un estilo escénico similar al de Cucharada, pero unas letras menos trágicas, llenas de humor y rondando en ocasiones el surrealismo, unido a un fuerte apoyo por parte de su discográfica, le abrieron rápidamente un hueco en el panorama musical del momento. Como consecuencia, el interés de Zafiro/Chapa por Tena y los suyos fue decreciendo hasta dar por terminado el contrato en 1980, tras la publicación de un nuevo single con producción de Teddy Bautista y la guitarra de Jaime Asúa. En su cara A otro conocido tema, Quiero Bailar Rock & Roll (también audible en myspace), acompañado en la B por La Cajita de Música, ambos con un estilo lejano al de de los Cucharada ácidos de Social Peligrosidad. Este giro estilístico y la portada nuevaolera nos hace elucubrar con lo que podríamos haber encontrado en el hipotético segundo disco grande. Hipotético porque, en la contraportada del single, aparece la foto de su primer vinilo y a la derecha un cuadro vacío con la leyenda "Carpeta en Preparación" y debajo una referencia de LP y casete, como anunciando un segundo trabajo que nunca fue.

Leyendo esta entrada del blog de Cucharada, escrita por el propio Tena, se ve cómo, aunque la banda mantenía su personalidad, la discográfica buscaba otro producto de moda para vender. Así como en el primer disco grande Bautista supo reflejar el estilo del grupo, en este nuevo single, sin duda influenciado el productor por las tendencias musicales del momento, llevó a Cucharada a un terreno que no era el suyo y, aunque no faltó la promoción, sus incondicionales miraron hacia otro lado.

La única grabación que podemos considerar original, aparte de las reseñadas, fue la interpretación de Libertad Para Mirar a los Escaparates para el ya citado festival Nos Va La Marcha. El resto son inclusiones de sus temas conocidos en los distintos rockopilaciones tan habituales de Chapa Discos: Social Peligrosidad en Rockopilación (5/03/1979), Dos Años del Sonido Chapa (3/03/1980) y El Sonido Chapa (disco destinado a las discotecas publicado en marzo de 1979 pero que nunca salió a la venta), No Soy Formal en Rockopilación 2 (23/07/1979), Quiero Bailar Rock & Roll en Zumo de Radio (LP con una cara de recopilación y otra con versiones de clásicos del rock & roll cantados por el Mariscal Romero, publicado el 7/07/1980) y en Rockopilación 3 (8/09/1980).

Y, para terminar el apartado discográfico, una duda. Veo en la obra del Mariscal Romero Historia de una Etiqueta la foto de un single promocional que, al parecer, contiene Desconcierto Flamenco y ¡¡¡Tan Reprimido!!!, pero en el texto que acompaña a la imagen figura como cara A No Soy Formal y no hay cara B. Si alguien puede desfacer este entuerto será bienvenido.

Volviendo a la historia del grupo, su último concierto destacable fue el que ofreció como telonero, junto a Patanegra, de Chuck Berry. La actuación tuvo lugar el 8 de mayo de 1981 en el recinto deportivo Campo de la Mina de Carabanchel (antiguo pueblo y posteriormente barrio de Madrid) entre gigantes y cabezudos, manteniendo hasta el final su línea de impactante teatralidad.

Y se acabó. Todavía en 1981 Cucharada pasó a formar parte de las leyendas del rock español y sus componentes comenzaron nuevos proyectos.

Antonio Molina, que compartía su trabajo en Cucharada con el acompañamiento a otros músicos como Hilario Camacho, Luis Eduardo Aute o Moris, siguió ese camino y fue guitarrista de Antonio Flores (1982 y 1983), Joaquín Sabina (1983 a 1985), Karen James Band (1993 y 1994), el ex-Pekenikes Félix Arribas (1996) y Ramoncín entre 1985 y 2004. Precisamente en la grabación de Ramoncinco en 1983 volvió a tocar junto a Manolo Tena, con quien ya había coincidido anteriormente en 1999, esta vez como bajista.

En 2010 graba Dos Guitarras, Una Voz, acompañando a Transido, alter ego de Francisco Gómez, polifacético e inquieto músico que acompañó en sus comienzos a gente como Rosendo o Paracelso y que a lo largo de los años ha ido dando vida a diferentes proyectos.

Manolo Tena, por su parte, estuvo ausente de los escenarios entre 1981 y 1983, año de formación de Alarma!!!, casi una continuación de Cucharada en cuanto a componentes, pero no en cuanto a estilo.

El paréntesis lo dedicó a seguir poniendo sobre el papel lo que su cabeza no paraba de crear y a otras actividades musicales, como la producción de una maqueta para el grupo asturiano La Banda Del Tren.

Jaime Asúa, desarrolló y desarrolla a día de hoy una frenética actividad como músico, productor, compositor y cualquier otro aspecto relacionado con la música. En los ochenta del siglo pasado formó parte de Alarma!!!, además de Llámalo X y Gran Jefe (grupos estos dos últimos en los que coincidió con el "Leño" Ramiro Penas). Desde entonces ha colaborado de manera extensa con músicos de la altura de Víctor Manuel y Ana Belén, Serrat, Sabina, Miguel Ríos o Luz Casal, además de producir a grupos como Tranquilitos y Burning.